The hottest news from everywhere for everyone!

¿Quién dividió la historia en edades?

Quién dividió la historia en edades

En el estudio de la historia, resulta esencial categorizar los distintos periodos para facilitar la comprensión y el análisis. Una forma habitual de dividir la historia es en distintas edades o épocas. Pero, ¿a quién se le ocurrió exactamente este método de categorización? Profundicemos en los orígenes de la división de la historia en edades.

Los antiguos griegos y romanos

El concepto de dividir la historia en edades se remonta a los antiguos griegos y romanos, que clasificaron el tiempo basándose en acontecimientos o cambios significativos de la sociedad. Creían que la historia podía clasificarse en distintas fases, cada una caracterizada por desarrollos culturales, sociales y políticos únicos.

Un notable método griego antiguo de periodización se atribuyó a Heródoto, a menudo llamado el “Padre de la Historia”. Heródoto dividió la historia en tres grandes edades: la Edad de los Dioses, la Edad de los Héroes y la Edad de los Hombres. Sin embargo, es importante señalar que estas clasificaciones se basaban principalmente en relatos míticos o legendarios y no en hechos históricos verificables.

Más tarde, el erudito y filósofo romano de la antigüedad, Marco Terencio Varrón, propuso un sistema de clasificación similar basado en tres edades: la Edad Divina, la Edad Heroica y la Edad Humana. Este marco también estaba arraigado en las creencias mitológicas y religiosas predominantes durante aquella época.

Periodización Medieval

Durante la Edad Media, la periodización adquirió connotaciones religiosas, ya que la influencia dominante de la Iglesia Católica moldeó el pensamiento erudito. La Iglesia dividió la historia en tres edades: la Edad del Padre (desde la creación del mundo hasta el nacimiento de Jesucristo), la Edad del Hijo (desde el nacimiento de Jesucristo hasta Su Segunda Venida) y la Edad del Espíritu Santo (desde la Segunda Venida de Cristo hasta el Juicio Final).

Esta periodización de influencia religiosa fue ampliamente aceptada en toda Europa y siguió dando forma a los relatos históricos durante siglos.

La Era de la Ilustración

Con la llegada de la Ilustración en el siglo XVIII, el mundo intelectual fue testigo de una transformación en la forma de enfocar la historia. Los eruditos empezaron a cuestionar las periodizaciones clásicas basadas en la religión y buscaron marcos más racionales y seculares para clasificar los acontecimientos históricos.

Un importante contribuyente a este nuevo enfoque fue el filósofo e historiador francés Charles de Secondat, barón de Montesquieu. Montesquieu propuso la división de la historia en tres grandes periodos: el Periodo Antiguo, el Periodo Moderno y el Siglo de las Luces. Su clasificación se basaba en la creencia de que cada periodo tenía características distintas, como diferentes formas de gobierno, creencias religiosas y sistemas sociales.

Enfoques modernos

En la historiografía contemporánea, la periodización sigue siendo una herramienta fundamental para organizar y analizar los acontecimientos históricos. Sin embargo, los enfoques se han vuelto más matizados, diversos y específicos de cada tema.

Varias escuelas de pensamiento proponen diferentes sistemas para categorizar la historia en edades o épocas. Algunas utilizan las transformaciones políticas o sociales como marcadores, mientras que otras se centran en los avances tecnológicos o los cambios culturales. Por ejemplo, los historiadores suelen dividir la historia europea en la Edad Media, el Renacimiento, la Reforma y la Ilustración.

Además, los estudiosos reconocen la importancia de las perspectivas regionales y globales, admitiendo que distintas partes del mundo experimentaron desarrollos únicos en épocas diferentes. Esto ha llevado a la proliferación de diversas periodizaciones, como el Próximo Oriente Antiguo, la Grecia y la Roma clásicas, la Edad de Oro islámica y la Revolución Industrial.

Conclusión

Aunque el concepto de dividir la historia en edades se originó en la Grecia y la Roma antiguas, ha evolucionado significativamente con el paso del tiempo. Desde los relatos míticos y los marcos religiosos hasta las categorizaciones más racionales de la Ilustración, los métodos de periodización se han desarrollado continuamente para adaptarse a nuevos conocimientos e interpretaciones.

En última instancia, la división de la historia en épocas sirve como herramienta útil tanto para los eruditos como para los profanos a la hora de navegar y comprender el complejo tapiz de la existencia humana. Al comprender los distintos periodos y sus características únicas, obtenemos información sobre cómo han evolucionado las sociedades y las civilizaciones a lo largo del tiempo.

La división de la historia en épocas es una herramienta útil tanto para los estudiosos como para los profanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad