The hottest news from everywhere for everyone!

¿Cuáles son los tres periodos en los que se divide la Prehistoria?

Cuáles son los tres periodos en los que se divide la Prehistoria

En el campo de la antropología y la arqueología, la Prehistoria se refiere al periodo de tiempo anterior a la aparición de los registros escritos. Abarcando una extensa línea temporal, la Prehistoria puede clasificarse a grandes rasgos en tres periodos distintos. Cada uno de estos periodos significa hitos importantes en el desarrollo cultural y tecnológico humano. En este artículo, profundizaremos en los detalles de estos tres periodos prehistóricos, arrojando luz sobre sus características y acontecimientos significativos.

1. El Paleolítico

El Periodo Paleolítico, también conocido como la Antigua Edad de Piedra, es el periodo prehistórico más antiguo, que se remonta a millones de años. Este periodo se caracteriza por el uso extensivo de herramientas de piedra por parte de los primeros antepasados humanos, como el Homo habilis y el Homo erectus. Las características clave del Paleolítico son:

  • Herramientas de piedra: Las herramientas de piedra fueron cruciales para la supervivencia durante esta época. Se utilizaban para cazar, recolectar y defenderse. El simple hacha de piedra y el hacha de mano fueron herramientas destacadas del Paleolítico.
  • Caza y recolección: Los humanos del Paleolítico dependían de la caza de animales salvajes y de la recolección de plantas silvestres para su sustento. Eran cazadores-recolectores y se desplazaban constantemente en busca de alimentos.
  • Arte rupestre: Los humanos paleolíticos expresaban su creatividad a través de las pinturas rupestres. Estas obras de arte, encontradas en varios yacimientos arqueológicos, proporcionan valiosos datos sobre sus vidas y creencias.

Entre los acontecimientos más destacados del Paleolítico se incluyen la migración de los primeros humanos desde África a otros continentes, el desarrollo del control del fuego y la aparición del Homo sapiens como especie dominante.

2. Período Mesolítico

El Período Mesolítico, también conocido como Edad de Piedra Media, siguió al Paleolítico y data aproximadamente de 10.000 a.C. a 4.000 a.C.. Este periodo fue testigo de cambios significativos en la sociedad y la tecnología humanas. Las características clave del Mesolítico son:

  • Estilo de vida nómada: Los humanos del Mesolítico eran seminómadas, y dependían de una combinación de caza, pesca y recolección. Sin embargo, también empezaron a asentarse en determinadas regiones durante periodos más largos.
  • Avances tecnológicos: Las herramientas y el armamento durante este periodo se hicieron más refinados. Empezaron a aparecer herramientas compuestas, como arpones y arcos. La cerámica también hizo su debut, marcando un importante desarrollo tecnológico.
  • Cambio climático: El Mesolítico fue testigo del final de la última Edad de Hielo, lo que dio lugar a un cambio climático y a una diversa gama de ecosistemas. Esto permitió a los humanos adaptarse y explorar nuevos territorios.

Durante esta época, empezó a tomar forma el concepto de agricultura en algunas regiones, lo que dio lugar a comunidades más asentadas. El Mesolítico sienta las bases para la Revolución Neolítica, un punto de inflexión en la historia de la humanidad.

3. El Neolítico

El Neolítico, conocido comúnmente como la Nueva Edad de Piedra, representa un punto de inflexión en la civilización humana. Abarca desde aproximadamente el 4.000 a.C. hasta el 2.000 a.C. y se caracteriza por importantes avances culturales y tecnológicos. Los rasgos clave del Neolítico son:

  • La Revolución Agrícola: El avance más significativo de este periodo fue el paso de la caza y la recolección a la agricultura. Los humanos empezaron a cultivar cosechas y a domesticar animales, lo que condujo a un modo de vida más sedentario.
  • Complejidad social: Con la aparición de la agricultura, las sociedades se volvieron más estructuradas. Empezaron a desarrollarse aldeas y ciudades, y a formarse jerarquías sociales.
  • La alfarería y la metalurgia: El Neolítico fue testigo del uso generalizado de la alfarería para almacenar y cocinar. Además, el descubrimiento y la utilización de metales como el cobre y el bronce revolucionaron la fabricación de herramientas y armamento.

El Neolítico sentó las bases para el surgimiento de civilizaciones en el futuro, proporcionando los fundamentos necesarios para los avances sociales, tecnológicos y agrícolas.

Conclusión

La división de la Prehistoria en tres periodos distintos, a saber, el Paleolítico, el Mesolítico y el Neolítico, nos permite comprender mejor la evolución humana y el desarrollo cultural. Desde el uso de herramientas de piedra en el Paleolítico hasta la llegada de la agricultura en el Neolítico, cada fase representa avances significativos en la historia de la humanidad. Explorar estos periodos prehistóricos nos ayuda a apreciar el viaje que emprendieron nuestros antepasados y que sentó las bases del mundo que habitamos hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad