The hottest news from everywhere for everyone!

¿Quién llegó primero a la península ibérica?

Quién llegó primero a la península ibérica

La Península Ibérica, situada en el suroeste de Europa, tiene una historia rica y diversa. Durante siglos, diversas culturas y civilizaciones han dejado su huella en esta tierra. Entre los debates históricos que rodean a esta región, una pregunta que surge a menudo es: “¿Quién llegó primero a la Península Ibérica?”. En este artículo, exploraremos distintas teorías y teorías sobre los primeros pobladores de esta fascinante península.

Los indígenas íberos

La Península Ibérica estuvo habitada mucho antes de que se conservaran registros escritos. Las pruebas arqueológicas sugieren que los primeros humanos se asentaron en esta región ya en el Paleolítico, hace unos 35.000 años. Estos primeros humanos, conocidos como indígenas ibéricos, dejaron pinturas rupestres y herramientas que proporcionan una valiosa información sobre su modo de vida.

A lo largo del Neolítico y la Edad de Bronce, las culturas indígenas ibéricas prosperaron. Desarrollaron la agricultura, la alfarería y la metalurgia. Su sociedad estaba organizada en tribus y clanes, y se dedicaba principalmente a la agricultura y la ganadería. Los indígenas iberos construyeron impresionantes fortificaciones, como el asentamiento de Los Millares, en la actual España, que demuestran su destreza arquitectónica.

Los fenicios y los cartagineses

En el primer milenio a.C., la Península Ibérica se convirtió en un destino apetecible para varias civilizaciones mediterráneas. Entre ellas estaban los fenicios, que establecieron colonias comerciales a lo largo de la costa. Estos asentamientos, como Gadir (la actual Cádiz), aportaron nuevas influencias y tecnologías a la región.

Más tarde, los cartagineses, una poderosa civilización antigua procedente del norte de África, expandieron su influencia en el Mediterráneo occidental. Dirigida por Aníbal Barca, Cartago pretendía controlar las lucrativas rutas comerciales y los recursos de la Península Ibérica. La presencia cartaginesa en territorios como las actuales Cataluña y Andalucía dejó un impacto duradero en la cultura y la lengua locales.

Los celtas

Durante la Edad de Hierro, alrededor del año 900 a.C., las tribus celtas emigraron desde Europa central a la Península Ibérica. Estas tribus, conocidas como celtíberos, se asentaron en las regiones central y oriental de la península. Los celtíberos forjaron una sociedad única mezclando elementos culturales celtas e ibéricos.

La influencia celta se extendió más allá de los celtíberos, ya que otras tribus celtas ocuparon territorios del noroeste de la Península Ibérica, incluidas las actuales Galicia y Asturias. Los celtas destacaron en la metalurgia y la guerra, y dejaron impresionantes castros, como el Castro de Santa Tegra y el Castro de Baroña.

Los romanos

La República Romana puso sus ojos en la Península Ibérica en el siglo III a.C.. Las guerras púnicas con Cartago brindaron a Roma la oportunidad de ampliar su influencia en el Mediterráneo occidental, lo que finalmente desembocó en la conquista romana de la península.

La ocupación romana trajo consigo cambios significativos en la sociedad y las infraestructuras ibéricas. Introdujeron nuevas ciudades, calzadas, puentes y acueductos, transformando el paisaje. La latinización también se extendió por la región, evolucionando hasta convertirse en las lenguas romances que se hablan en la España y Portugal actuales.

Los visigodos

Tras el colapso del Imperio Romano de Occidente en el siglo V d.C., varias tribus germánicas emigraron a la Península Ibérica. Entre ellas se encontraban los visigodos, que se asentaron en la región y establecieron su reino.

Los visigodos influyeron en la religión y los sistemas jurídicos de la Península Ibérica. Adoptaron el catolicismo como religión, sustituyendo al cristianismo arriano predominante entre las tribus germánicas. Su código legal, conocido como el Código Visigodo, ejerció una influencia significativa en los sistemas legales posteriores de la región.

Los árabes

Una de las llegadas más influyentes a la Península Ibérica fue la civilización islámica del norte de África, conocida como los árabes. En el siglo VIII d.C., se lanzaron a la invasión, conquistando rápidamente la mayor parte de la península.

Bajo el dominio árabe, la cultura islámica floreció durante varios siglos en Al-Andalus. Los árabes aportaron avances en ciencia, arte, arquitectura y sistemas de riego. Ciudades como Córdoba y Granada se convirtieron en renombrados centros de aprendizaje y cultura.

La Conclusión

En conclusión, la cuestión de quién llegó primero a la Península Ibérica es bastante compleja. Los íberos indígenas fueron los primeros habitantes, seguidos por oleadas sucesivas de fenicios, cartagineses, celtíberos, romanos, visigodos y árabes. Cada civilización aportó sus propias contribuciones e influencias, dando forma a la historia y cultura únicas de la Península Ibérica tal y como la conocemos hoy en día.

La historia de la Península Ibérica es bastante compleja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad