The hottest news from everywhere for everyone!

¿Cómo llegó el Neolítico a la península ibérica?

Cómo llegó el Neolítico a la península ibérica

La llegada del Neolítico a la Península Ibérica marca un importante punto de inflexión en la historia de la humanidad, ya que provocó cambios fundamentales en la forma de vivir e interactuar de las sociedades. En este artículo, exploraremos las vías a través de las cuales el Neolítico llegó a la Península Ibérica, desentrañando las raíces de esta era transformadora.

Entendiendo el Neolítico

El Neolítico, también conocido como la Nueva Edad de Piedra, representa un periodo de la historia humana durante el cual las sociedades pasaron de un estilo de vida nómada de cazadores-recolectores a comunidades agrícolas asentadas. Este cambio se caracterizó por el cultivo de plantas y la domesticación de animales, lo que dio lugar a asentamientos permanentes y al desarrollo de sociedades complejas.

Los primeros yacimientos neolíticos de la Península Ibérica

Las pruebas arqueológicas sugieren que el Neolítico llegó a la Península Ibérica alrededor del año 5000 a.C., probablemente a través de la difusión cultural desde zonas vecinas, como el Mediterráneo y el norte de África. Algunos de los primeros yacimientos neolíticos conocidos de la región son La Draga en Cataluña, Los Millares en Andalucía y la Casa Montero en Madrid.

Es importante señalar que el proceso preciso por el que el Neolítico se extendió por la Península Ibérica sigue siendo objeto de debate entre los arqueólogos. Sin embargo, en general se está de acuerdo en que varios factores, como el comercio, la migración y el intercambio cultural, desempeñaron un papel crucial en su difusión.

Intercambio cultural y rutas comerciales

Una teoría sugiere que el inicio del Neolítico en la Península Ibérica se vio estimulado en parte por la aparición de rutas comerciales de larga distancia que conectaban distintas regiones de Europa. Estas redes comerciales facilitaron el intercambio de ideas, tecnologías y bienes, contribuyendo en última instancia a la difusión del estilo de vida neolítico.

Además, el establecimiento de prácticas agrícolas en el Mediterráneo oriental y el norte de África creó un excedente de producción de alimentos, que probablemente condujo al crecimiento de la población y a la posterior migración a la Península Ibérica. Estos emigrantes podrían haber traído consigo el conocimiento de la agricultura y la domesticación de animales, introduciendo estas prácticas en la población local.

Evidencias arqueológicas e influencias culturales

Estudios arqueológicos detallados han revelado conocimientos cruciales sobre la llegada del Neolítico y su posterior desarrollo en la Península Ibérica. Los artefactos de la Edad del Bronce hallados en diversos yacimientos, como cerámicas y herramientas, sugieren interacciones culturales entre los habitantes ibéricos y otras poblaciones neolíticas.

Además, el examen de las prácticas funerarias y la presencia de estructuras arquitectónicas similares en toda la península indican intercambios culturales y prácticas sociales compartidas entre distintas comunidades neolíticas. Estos hallazgos apoyan aún más la idea de la migración y la difusión cultural como factores clave en la propagación del estilo de vida neolítico en la región.

Conclusión

La llegada del Neolítico a la Península Ibérica marcó una fase transformadora en la historia de la humanidad, que condujo al establecimiento de sociedades agrícolas sedentarias. La difusión de este periodo puede atribuirse a factores como el comercio, la migración y el intercambio cultural. Aunque aún se debaten los detalles precisos de su llegada, las pruebas arqueológicas y las influencias culturales aportan valiosas ideas sobre su difusión. Comprender cómo llegó el Neolítico a la Península Ibérica no sólo arroja luz sobre el pasado, sino que también nos ayuda a apreciar el profundo impacto que tuvo en la configuración de nuestro mundo actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad